Aire acondicionado con tubos de cobre

Tubos de cobre para los sistemas de climatización más eficientes

Las altas temperaturas que se alcanzan en verano, e incluso en los días más calurosos de primavera y otoño, hacen que sea necesario recurrir a los sistemas de aire acondicionado para mantener la temperatura dentro de casa a un nivel aceptable durante las olas de calor.

Independientemente del tipo de aire acondicionado que elijamos para nuestro hogar (split, multisplit, de techo, por conductos), los tubos de cobre juegan un papel muy importante para hacer que los intercambiadores de calor de los sistemas de climatización sean más eficientes y duraderos. Gracias a características como su excelente conductividad térmica, resistencia a la corrosión, facilidad de mantenimiento y rendimiento a largo plazo, el cobre es el material de referencia para los equipos de aire acondicionado de alta calidad y mayor eficiencia energética.

VENTAJAS DE LOS TUBOS DE COBRE PARA AIRE ACONDICIONADO

Mejor transferencia de calor que materiales alternativos como el aluminio.

⇒ Bajo coste de mantenimiento y fácil reparación in situ.

⇒ Resistencia a la corrosión y a las altas presiones, mayor durabilidad y mejor rendimiento a largo plazo.

⇒ Credenciales verdes: uso de energía durante su ciclo de vida muy favorable, 100% reciclable, reducción de emisiones, etc.

⇒ Propiedades antimicrobianas: ayudan a reducir la proliferación de gérmenes (que causan malos olores y reducen el rendimiento del sistema).

⇒ Tubos ranurados: permiten un flujo turbulento de refrigerante, lo que mejora la efectividad de la transferencia de calor.

⇒ Tubos de diámetros reducidos: menos peso, coste y carga de refrigerante; compatibles con los nuevos refrigerantes ecológicos; mayor eficiencia.

¿Cuál es el sistema de aire acondicionado más utilizado en las casas?

Aunque existen varios tipos de aire acondicionado, a nivel residencial, el split de pared es el sistema más habitual, con una unidad exterior (condensador), que se instala en la fachada o el balcón de la vivienda, conectada mediante tubos de cobre a la unidad o unidades interiores (evaporador). En el caso de los sistemas de un solo split, cada unidad interior tiene su propia unidad exterior. Cuando queremos enfriar varias habitaciones, se puede optar por un sistema multisplit, donde varias unidades interiores están conectadas a una misma unidad exterior. Como ventajas de los equipos split destacan su diseño, ahorro energético y bajo nivel de ruido.

¿El cobre puede ayudarnos a proteger la calidad del aire?

En ocasiones, los sistemas de climatización pueden ser causa de malos olores. El ambiente húmedo y oscuro en el interior de estos sistemas, favorece el crecimiento de hongos, bacterias y otros gérmenes que, además de causar mal olor, pueden tener un efecto perjudicial para nuestra salud.

Junto con un mantenimiento adecuado, los materiales pueden jugar un papel importante: se ha demostrado que las propiedades antimicrobianas del cobre ayudan a reducir la proliferación de gérmenes y esporas, frente a los sistemas que no usan cobre en su interior, lo que permite una mayor eficiencia energética y una reducción de los malos olores, infecciones y otros síntomas que se asocian a menudo con las unidades de aire acondicionado.

¿Los tubos de cobre soportan bien el frío y las altas presiones?

El cobre es un material resistente a altas presiones y temperaturas extremas, capaz de soportar desde los 200°C en instalaciones solares hasta los -200°C para gases líquidos refrigerados o los 35-40 bar de presión para sistemas de aire acondicionado.

A medida que la temperatura desciende, aumenta la resistencia y ductilidad del cobre, en claro contraste con otros materiales que pueden, por ejemplo, volverse frágiles y quebradizos cuando se exponen al frío. Esto explica por qué el cobre es, desde hace décadas, el material preferido para los sistemas de aire acondicionado y refrigeración.

¿Qué son los tubos ranurados de cobre de diámetro reducido?

La finalidad de los tubos ranurados de cobre es mejorar la transferencia de calor entre el interior y el exterior del tubo, lo que se traduce en un mayor rendimiento del sistema. Además, la forma ranurada de la pared interior permite un flujo de refrigerante mucho más rápido y favorece el uso de nuevos refrigerantes respetuosos con el medio ambiente.

Los tubos ranurados de diámetro reducido reúnen todas las ventajas del cobre en serpentines para intercambiadores de calor más compactos y eficientes, reduciendo así el coste de los sistemas de aire acondicionado de alto rendimiento. La principal aplicación de estos tubos de diámetro reducido (también conocidos como "MicroGroove"), son los equipos domésticos de climatización. De hecho, cada vez más fabricantes los utilizan en sus equipos de aire acondicionado.

Como principales ventajas de los tubos de cobre de diámetro reducido podemos destacar su menor peso y tamaño, los mayores coeficientes de transferencia de calor que se consiguen, la posibilidad de usar nuevos refrigerantes (que son más ecológicos), un menor uso de refrigerante y un menor coste total del sistema.