Agua potable

¿Por qué utilizar cobre para el agua potable?

Las tuberías de cobre ayudan a proteger la salubridad del agua que sale del grifo. Diversos estudios demuestran que el cobre puede inhibir el crecimiento de microorganismos patógenos presentes en el agua como la Legionella, haciendo que tu hogar sea un poco más seguro y confortable. Además, la excelente conductividad térmica del cobre y su capacidad para soportar rápidos incrementos de temperatura implica que es mucho más eficiente que otros materiales en la desinfección mediante choque térmico, consumiendo menos energía.

Se trata de un material totalmente natural, no hay sorpresas con el cobre: no contiene aditivos, ni compuestos orgánicos volátiles, ni otras sustancias artificiales que pueden migrar al agua de consumo humano.

De hecho, el cobre es también un oligoelemento esencial para gozar de buena salud. Todas las personas necesitamos ingerir diariamente pequeñas cantidades de cobre que podemos obtener de una gran variedad de alimentos como la leche, el pan, el chocolate o los cereales.

¿Puede formarse herrumbre en una tubería de cobre?

No. La herrumbre se puede formar en el hierro pero no en el cobre que, cuando se utiliza en el exterior de la vivienda, reacciona a los factores atmosféricos (de manera similar a la plata, por ejemplo), formando una capa protectora llamada pátina.

Una de las ventajas de las tuberías de cobre es su alta resistencia a la corrosión. En los tubos de cobre de las instalaciones de agua potable, la capa de óxido se forma por la reacción del cobre con el oxígeno que hay en el agua y sirve para proteger la tubería durante sus muchos años de servicio.

 

Más información sobre las tuberías de cobre para instalaciones de agua potable en www.elcobre.com