Noticias

¿Alguna vez has pensado en el cableado de los altavoces?

Al instalar la red eléctrica en nuestro hogar, los interruptores, las luces y las tomas de corriente son las principales cosas en las que pensamos. Sin embargo, una instalación eléctrica doméstica moderna también incluye otras redes: internet, televisión, telefonía. El cableado de los altavoces a menudo se pasa por alto.

Echemos un vistazo a algunos puntos a considerar.

Olvidados

Si queremos instalar unos altavoces para escuchar la radio y nuestra música preferida, los cables tendrán que recorrer  el suelo y la pared. Obviamente, esto no resulta muy estético en una casa nueva o reformada. Si colocamos los altavoces en la pared opuesta a la posición del amplificador, a veces escondemos los cables debajo de la alfombra. La alfombra quedará entonces visiblemente desigual en varios puntos, aumentando el riesgo de tropezar o caer.

Altavoces activos y pasivos

En general,  en las casas se utilizan altavoces pasivos, conectados a las salidas para altavoces de un amplificador, por medio de un cable de dos conductores flexibles (dos conductores aislados) que, por lo general, tienen una impedancia de 4 u 8 ohmios. El amplificador independiente envía las señales de audio eléctricas a través del cable a los altavoces.

En ciertos casos, se usan altavoces activos, que cuentan con un amplificador integrado. Los altavoces activos deben conectarse a una fuente de alimentación, que suele ser una toma de corriente cerca del altavoz. A veces vienen equipados con Bluetooth o una estación de acoplamiento de modo que puedan ser accionados directamente desde dispositivos como los smartphones.

Diferentes modelos

Además de los altavoces con soporte que pueden colocarse en el suelo, en un armario, en su propio stand o montados en la pared, también hay muchos tipos de altavoces empotrados. Estos últimos se pueden instalar en la pared o en el techo. La principal ventaja de los modelos empotrados es que ahorran espacio y el cableado no está a la vista. También hay altavoces para espacios al aire libre, como patios y jardines, siempre asegurándonos de no molestar a los vecinos con nuestra música favorita.

Ubicación

Los sonidos de alta frecuencia son los únicos direccionalmente perceptibles por el oído humano. Este es el motivo por el que la posición de un subwoofer para bajas frecuencias es menos importante. El resto de altavoces deben orientarse hacia el lugar desde donde se quiere escuchar la música.  La ventaja de los altavoces montados en la pared es que normalmente pueden orientarse hacia donde queremos mediante un soporte. En el caso de los altavoces que van empotrados en la pared, debemos tener en cuenta el mobiliario a la hora de planificar su posición. Por ejemplo, colocar un armario alto delante de un altavoz no es una muy buena idea.

Los altavoces de techo nos evitan este problema. No obstante, estos altavoces dirigen el sonido hacia abajo, lo que reduce el área de cobertura para poder disfrutar de un audio de alta calidad. Los altavoces de pared y los modelos de pie cubren un área mayor.

Cableado y conexiones

Todos los altavoces pasivos se conectan al amplificador mediante dos cables de cobre. Lo normal es un terminal rojo y otro negro para cada salida en la parte posterior del amplificador. También se utilizan estos mismos colores en los conectores de los altavoces. Hay un cable de altavoz especial, disponible en el mercado, para garantizar la correcta conexión de negro con negro y rojo con rojo. Estos cables flexibles tienen dos conductores aislados separados, uno negro y otro rojo.

La sección del cable, y más específicamente del conductor, también es importante. A menudo, se utilizan cables que son demasiado delgados, lo que resulta en una pérdida de señal y una pobre fidelidad del sonido. La recomendación habitual es utilizar cables con una superficie conductora de 2,5 mm² (para un máximo de 50 m de longitud).

Los conectores con contactos de oro sólo se utilizan en ciertos sistemas de audio de gama alta para optimizar la transferencia de señal. Sin embargo, los fabricantes no se ponen de acuerdo sobre si esto supone una verdadera diferencia audible para el oyente. Para los usos domésticos habituales y para la mayoría de las personas que no tienen un oído ultrasensible, los contactos normales (mucho más económicos) deberían ser suficientes.

Otras preguntas

¿Siempre es necesario el estéreo? En habitaciones en las que escuchas música desde una ubicación fija, el estéreo es importante, pero en habitaciones como la cocina, donde siempre te estás moviendo y no escuchas música desde un sitio fijo, tiene más sentido optar por una conexión mono menos compleja.

Si quieres disfrutar de un sonido envolvente para ver películas, tendrás que contar con espacio para varios altavoces. Además de un subwoofer, un altavoz frontal y dos laterales, necesitarás también dos altavoces detrás de donde te sientes.