Noticias

Un parque de atracciones cuida la salud de sus visitantes

Uno de los parques de atracciones más importantes de Latinoamérica ha incorporado superficies de contacto de cobre antimicrobiano en todas sus atracciones para ayudar a proteger la salud de sus visitantes y evitar la propagación de gérmenes causantes de enfermedades como la gripe y la gastroenteritis.

El parque de atracciones chileno Fantasilandia recibe a más de 1,3 millones visitantes al año. Todas estas personas, mientras disfrutan de las atracciones del parque, entran en contacto con distintas superficies sobre las que pueden depositarse gérmenes causantes de enfermedades.

El cobre es un material antimicrobiano con una eficacia rápida y de amplio espectro contra patógenos causantes de infecciones, incluyendo gripe A, E. coli y norovirus, e incluso aquellos resistentes a antibióticos, como Staphylococcus aureus resistente a meticilina (MRSA). Este beneficio lo comparte con una amplia gama de aleaciones de cobre – como el latón y el bronce –, formando una familia de materiales denominada Antimicrobial Copper.

Preocupados por la salud de sus visitantes, Fantasilandia instaló superficies de cobre antimicrobiano en los tornos y molinetes de acceso al recinto y de las diferentes atracciones. Además, en la montaña rusa del Tren Minero, una de las atracciones más populares del parque, se sustituyeron las barandas de la rampa de acceso y las barras de sujeción de los carros por otras hechas de cobre antimicrobiano.

La inauguración de este proyecto contó con la presencia de la Ministra de Minería de Chile, Aurora Williams, quien destacó la importancia de este tipo de iniciativas: "El uso innovador de las propiedades antimicrobianas del cobre nos vuelve a sorprender. Tras el éxito logrado con las instalaciones en hospitales y medios de transporte público, hoy incorporamos una nueva aplicación en un espacio de ocio".

El director de Fantasilandia, Gerardo Arteaga, añadió que "nuestro objetivo es divertir y entretener, pero en todos los lugares con una gran concentración de público existe un riesgo de propagación de infecciones. Por supuesto, lavarse las manos es muy importante para prevenir el contagio de infecciones, pero queríamos proporcionar una protección adicional a nuestros visitantes, para que lo único que se lleven del parque sean buenos recuerdos".