Noticias

Proyectos españoles en los Premios de Arquitectura 2015

Una vivienda rural en Segovia, una villa privada en Mallorca y la discoteca Canalla de Pamplona, son los tres proyectos españoles presentados en los Premios Europeos del Cobre en la Arquitectura 2015. Este evento de carácter bienal, celebra la creciente influencia del cobre y sus aleaciones en la arquitectura moderna.

La calidad de los proyectos presentados y la composición del jurado, formado por arquitectos de reconocido prestigio internacional, han sido los factores claves que han potenciado la relevancia de los Premios.

Vivienda en el campo: protección contra climatología extrema

El proyecto desarrollado por Forero Arquitectura se diseñó para un edificio rural ubicado en la Sierra de Guadarrama, y por lo tanto, sujeto a condiciones climáticas extremas: radiación solar, nieve, grandes oscilaciones de temperatura y fuertes tormentas. En este proyecto, se utiliza una arquitectura orgánica, con recursos energéticos renovables y materiales duraderos.

Todo el edificio está protegido con cubiertas de cobre planas e inclinadas. Asimismo, los canalones y las bajantes de cobre, que se patinarán de forma natural con el tiempo al igual que la cubierta, aseguran una larga vida útil a la vivienda.

 

Villa privada en Mallorca: reforma integral de una vivienda abandonada

STUDIO-MISHIN plantea una reforma integral de una estructura de hormigón abandonada desde hace diez años, con un diseño que también estuvo limitado por la normativa local, que no permitía realizar cambios en la envoltura del edificio. El complejo de la villa cuenta con un laberinto de estructuras que desciende la empinada ladera de una montaña rocosa.

El elemento central de la casa es un "gavión verde": un espacio vacío de cobre cortado a laser, rellenado con plantas trepadoras que cruza toda la vivienda de este a oeste separando el espacio en zonas de estar y de servicio.

 

Discoteca Canalla: destellos de luz, vibración y movimiento

El estudio Vaillo+Irigaray ha planteado una reforma de una antigua discoteca, con el objetivo de lograr destellos de las luces de colores en una caja oscura. La discoteca se concibe como un sintonizador de luz, sonido y movimiento y basa su organización espacial en tres elementos: la zona de baile o mayor vibración, un área en los extremos más acogedora conformada como cajas doradas y la barra longitudinal que recorre todo el local como hilo conductor de la graduación especial. Para la realización de este proyecto se ha utilizado cobre, acero negro y latón.