Noticias

Manten la cabeza fría ante las altas temperaturas

Las altas temperaturas son una constante durante el verano e incluso en primavera y otoño puede haber días demasiado calurosos. El calor puede ser muy agradable en vacaciones, pero el día a día con temperaturas por encima de los 30°C durante semanas puede resultar agotador, especialmente a la hora de dormir.

Con el calentamiento global, la temperatura media en los meses de verano sigue aumentando. Por lo que podemos esperar que en un futuro próximo habrá cada vez más y más olas de calor. ¿Qué podemos hacer?

Persianas y toldos

Tanto las casas nuevas como las ya existentes, se pueden beneficiar de un sistema exterior de persianas y toldos que bloqueen los rayos del sol antes de que lleguen al cristal de nuestras ventanas. En este caso, la mejor opción es un sistema automatizado que pueda funcionar cuando no estemos en casa. Un sensor solar se asegurará de que los toldos o persianas se despliegan automáticamente.

Adaptar nuestros hábitos

Mantener cerradas las puertas y ventanas durante el día también puede ayudar en cierta medida a evitar que el calor entre en nuestra casa. Por la noche, cuando la temperatura exterior es más baja que la del interior de nuestros hogares, es el momento de abrir las ventanas.

Aire acondicionado

En los días de mucho calor, las medidas anteriores por sí solas no serán suficientes para mantener la temperatura dentro de casa a un nivel aceptable. En estos casos, es necesario recurrir a un sistema de aire acondicionado. Su funcionamiento es similar al de un refrigerador; siempre cuentan con un condensador y un compresor.

El modelo split es el sistema más habitual en las casas, con una unidad exterior conectada mediante tuberías a la unidad o unidades interiores. Normalmente, estos aparatos cuentan con un termostato y un control remoto.

En el caso de los sistemas de un solo split, cada unidad interior tiene su propia unidad exterior. Cuando queremos enfriar varias habitaciones, es mejor optar por un sistema multisplit, donde todas las unidades interiores están conectadas a una misma unidad exterior. Además, el sistema split tiene una ventaja adicional: es menos ruidoso que los sistemas monobloque o de ventana.

Control domótico

Además de controlar la calefacción, los sistemas domóticos o “inteligentes” también pueden controlar el aire acondicionado. En este caso, los sensores de temperatura del sistema domótico miden la temperatura en la habitación. Cuando las temperaturas caen por debajo del nivel de confort (por ejemplo 20°C), se enciende la calefacción. Por el contrario, cuando las temperaturas suben por encima de la temperatura de confort, se pone en marcha el aire acondicionado. Fijando la temperatura de confort para la calefacción con suficiente diferencia respecto a la temperatura de confort para la refrigeración, evitaremos que la calefacción y el aire acondicionado puedan funcionar al mismo tiempo. El sistema domótico también nos permite usar temporizadores para enfriar la casa unos minutos antes de volver del trabajo.

Imagen 1 y 2: existe una gran variedad de toldos y persianas exteriores. © Winsol

Imagen 3: en un sistema split, la parte inferior se instala en el exterior de la casa. © Ecoair