Noticias

Detectores de apertura para las puertas y ventanas de casa

En algunas habitaciones de hotel, cuando abres la ventana de la habitación para que entre un poco de aire, la calefacción deja de funcionar. En el momento en que cierras la ventana, la calefacción vuelve a funcionar de nuevo. Esta es una elección deliberada por parte de la dirección del hotel para evitar desperdiciar energía.

Estos mismos dispositivos los puedes instalar en tu hogar o puede que ya estén instalados para el sistema de alarma antirrobo. Echemos un vistazo a las posibilidades.

¿Qué son los detectores de apertura?

Cada detector de apertura para puertas o ventanas se compone de dos piezas. La primera incluye el detector cableado y la segunda pieza es un imán. Cuando las dos piezas se juntan, como en el caso de una ventana cerrada, el circuito estará abierto o cerrado, en función del diseño y la conexión. Cuando el imán se mueve más lejos del detector, abriendo la ventana, el circuito cambiará de estado. Esto nos permite saber si las puertas y las ventanas de nuestro hogar están abiertas o cerradas.

Montaje integrado o en superficie

Si vas a instalar ventanas o puertas nuevas, ya sea en una renovación o una obra nueva, es aconsejable optar por detectores integrados en puertas y ventanas. Solicita a la empresa instaladora que te proporcione la configuración necesaria, incorporando la pieza magnética en la parte móvil de la puerta o la ventana. La pieza del detector se montará en la parte fija, porque ahí es donde se realizan las conexiones. Para las puertas y ventanas ya existentes, puedes optar por detectores montados en superficie.

¿Cuántos cables son necesarios?

En principio, dos cables son suficientes para que el detector transmita información, por ejemplo, a un sistema de domótica. Sin embargo, si los detectores de apertura son parte de un sistema de alarma antirrobo tendrán dos cables adicionales para el interruptor de seguridad. Si se corta este cableado, la central de alarmas será inmediatamente alertada.

¿Qué funcionalidades ofrecen?

Como se mencionaba anteriormente, podemos ahorrar energía tan pronto como se abre una ventana. Específicamente, la calefacción por zonas en ese espacio concreto se desconectará. Al cerrar la ventana, la calefacción volverá a funcionar.

Cuando sales de casa o te vas a la cama, también puede resultar útil y más seguro poder recibir notificaciones en el caso de que una puerta o una ventana se haya quedado abierta. Al presionar la tecla "salgo de casa" o la tecla "dormir tranquilo", puedes recibir una señal de diferentes maneras cuando se deja una ventana abierta – por ejemplo, mediante una luz intermitente o un LED parpadeante incorporado en el botón de control, o bien, con un simple indicador acústico o un mensaje de texto enviado a tu teléfono móvil.

Además de ventanas y puertas, estos detectores también pueden utilizarse para la puerta del garaje, una puerta en la parte trasera del jardín, un cobertizo para bicicletas, etc. Consulta con un instalador de sistemas de domótica para más información: este profesional se encargará de la integración con el sistema de domótica, así como de la coordinación con la empresa responsable de instalar las ventanas y con el instalador del sistema de alarma antirrobo.

 

Artículos relacionados:

Automatiza tus persianas manuales

Cortinas motorizadas: el juego de "Te veo, no me ves"

Sensores de movimiento dentro de casa