Noticias

Cortinas motorizadas: el juego de "Te veo, no me ves"

¿Por qué usamos cortinas en nuestros hogares? En este artículo no sólo nos fijamos en la función que cumplen las cortinas en nuestras casas, sino también en la forma en la que podemos controlarlas electrónicamente mediante los diferentes sistemas de motorización y automatización disponibles en el mercado.

¿Un comportamiento primario?

Nuestro deseo de querer ver sin ser vistos, probablemente es un comportamiento heredado de nuestros antepasados. Necesitábamos poder ver a lo lejos para detectar posibles amenazas, como otras tribus o depredadores. Por otra parte, queríamos ser vistos lo menos posible para evitar cualquier tipo de peligro.

Hoy en día, todavía tenemos este comportamiento, aunque por otros motivos. Por ejemplo, durante el día nos gusta mirar al exterior desde nuestra casa para ver lo que está pasando en la calle, lo cual es resultado de nuestra curiosidad. Sin embargo, por la tarde y por la noche somos más visible para el mundo exterior por las luces que tenemos encendidas dentro de casa. En este caso, se invierte la situación y somos nosotros los que estamos expuestos. El uso de cortinas nos da una sensación de protección y seguridad; la gente no puede vernos desde el exterior y nuestra privacidad está garantizada.

Razones para usar un control eléctrico

Hay varias buenas razones para usar un control eléctrico para las cortinas de nuestra casa, siendo la más evidente un aumento de la comodidad y el confort. Con sólo pulsar un botón en un interruptor de la pared o mediante un control remoto podemos abrir o cerrar tanto una cortina de forma individual como todas las cortinas de un mismo espacio o incluso de toda la casa.

Además, a veces es difícil abrir y cerrar las cortinas manualmente, debido a un sofá colocado frente a una ventana o a una esquina de difícil acceso en la que hay una ventana. Las claraboyas altas también pueden causar los mismos problemas. Obviamente, subirse a una escalera cada día no es una opción realista.

Las personas mayores con problemas de movilidad tienen la misma necesidad de privacidad, y si ya no son capaces de abrir y cerrar manualmente las cortinas por sí mismos, se puede plantear la cuestión de si es el momento de contratar a un cuidador o mudarse a una residencia. Las cortinas operadas electrónicamente pueden ser una solución para permitir continuar con una vida independiente en casa.

Sistemas motorizados para cortinas

Además de los tradicionales visillos que van montados sobre carriles, hay muchos otros sistemas de cortinas: venecianas, estores, persianas enrollables, paneles japoneses, etc. Se puede utilizar un control eléctrico para todo tipo de cortinas.

Para las cortinas tradicionales, se coloca un carril especial encima de la ventana y se monta un motor silencioso en el carril. La fuente de alimentación consiste en una conexión de 24V o 230V, por lo general en combinación con una toma de corriente o un mando a distancia. Además del control de una cortina individual, muchas marcas también ofrecen la posibilidad de controlar un grupo o todas las ventanas de la casa.

Otras opciones: cortinas automáticas

Si es necesario, se puede utilizar un sistema de automatización con función Astro, para que las cortinas se puedan abrir o cerrar según los diferentes momentos de luz del día en tu región. Como usuario, puedes cancelar esta función de apertura y cierre automáticos, simplemente apretando un botón. Si disponemos de un sistema de domótica, los controles de las cortinas se pueden incluir en las configuraciones para crear distintos ambientes.

Si todavía no tienes claro si quieres usar cortinas operadas electrónicamente, siempre puedes aprovechar alguna reforma para instalar el cableado necesario; esto te facilitará el montaje si en un futuro decides usarlas.

Imagen 1: un control remoto (dcha) te asegura no tener que hacer acrobacias sobre el sofa para abrir y cerrar las cortinas (izda). © Goelst

Imagen 2: un riel de cortina con motor incorporado. © Goelst