Noticias

¿Cómo elegir un sistema de domótica para tu casa?

Ya has tomado una decisión. Quieres instalar un sistema de domótica en tu casa y estás convencido de los múltiples beneficios que una instalación eléctrica moderna puede ofrecerte en términos de comodidad, seguridad, gestión y ahorro de energía, comunicaciones y accesibilidad. Pero, ¿por dónde empezar?

¿Vas a confiar en un instalador, sin saber la marca del sistema ni las aplicaciones que va a instalar, o quieres participar de forma más activa? Vamos a resumir algunos de los elementos que debes tener en cuenta.

¿Qué quieres hacer con tu sistema de domótica?

Algunas personas simplemente eligen su sistema domótico por el color y el diseño de los botones. No es un mal comienzo, pero es mucho mejor tener perfectamente claro que es lo que quieres que tu sistema de domótica sea capaz de hacer. Qué funcionalidades – en cuanto a gestión energética, seguridad, bienestar, comunicaciones y accesibilidad –, deseas implementar en tu instalación. Un punto importante: es tener en cuenta no solo las aplicaciones que quieres ahora, sino también las que podrías necesitar en el futuro.

Consulta a varios instaladores

Una vez que tengas una lista con las funcionalidades que quieres, puedes contactar con más de un instalador para valorar las opciones que tienes. Puesto que no todos los sistemas de domótica pueden ejecutar las mismas funciones, el instalador debería proponerte varios sistemas que te aseguren poder realizar todas las funciones que necesitas. Durante estos contactos intente averiguar si el instalador tiene suficiente formación y experiencia en la implementación de sistemas domóticos.

¿Estándar o no estándar?

KNX es el estándar de protocolo de comunicaciones de red más extendido a nivel mundial para edificios inteligentes (sistemas de domótica y automatización de una vivienda). En concreto, esto significa que las marcas de domótica que cumplen con el estándar KNX pueden integrarse entre sí, esto es, hablan el mismo lenguaje. De esta forma, un producto de un fabricante puede sustituirse por un producto de otro fabricante.

No obstante, hay muchos sistemas domóticos que no cumplen con el estándar KNX, sino que utilizan su propio protocolo de comunicación. En la mayoría de los casos, se trata de sistemas que se centran en el mercado residencial. La ventaja de estos sistemas es que se adaptan bien a las necesidades de este mercado, incluyendo para ello funcionalidades específicas.

¿Qué empresa está detrás de un determinado sistema domótico?

Esto es mucho más difícil de determinar, pero todavía debes hacerte algunas preguntas. ¿Cuánto tiempo lleva este sistema de domótica en el mercado? ¿Cuál es el grado de continuidad del sistema? Con esta pregunta lo que se pretende es conocer si los componentes actuales del sistema siguen siendo compatibles con los componentes de versiones anteriores. Un fabricante que lanza un sistema nuevo cada cinco años, ofrece más incertidumbre que aquel que después de 20 años te permite cambiar todavía algún componente.

Por último, puedes preguntar acerca de la distribución del sistema. Un sistema que sólo se comercializa a nivel local o regional, tiene un futuro menos seguro que un sistema de domótica que se distribuye internacionalmente. En este último caso, la empresa tendrá una sede central y oficinas internacionales.

 

Artículos relacionados:

¿Controlas tu casa de forma remota?

Manten la cabeza fría ante las altas temperaturas

Haz que tu hogar parezca ocupado cuando estás fuera