Noticias

Cobre: el mineral que impulsa con más fuerza tu corazón

Cables eléctricos, monedas, tuberías... estos son algunos de los objetos que se relacionan de forma generalizada e inmediata con el cobre. Sin embargo, este mineral cuenta con unas propiedades únicas, que hacen de su ingesta diaria un gran aliado para gozar de buena salud y prevenir las enfermedades cardiovasculares.

Es por ello que el Instituto Europeo del Cobre participa en la campaña "Comparte tu poder" que organiza la Federación Mundial del Corazón, animando a ciudadanos y organizaciones a contar de qué manera previenen estas enfermedades- y así "compartan su poder con los demás"-. El Instituto Europeo del Cobre colabora explicando cómo una dieta sana y equilibrada que contenga los valores dietéticos recomendados (VDR) para el cobre, desempeña un papel fundamental para un correcto funcionamiento del sistema cardiovascular.

Un micronutriente esencial para el corazón

Y es que el cobre es un oligoelemento necesario para la óptima salud del corazón. Diversos estudios demuestran que una deficiencia de cobre puede causar trastornos del músculo cardíaco y conducir a un bombeo ineficiente del corazón, alteración de la circulación sanguínea y niveles elevados de colesterol.

Beneficios del cobre para el corazónPor ejemplo, según varios estudios realizados en la Universidad de Arizona y los centros de investigación nutricional del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, un déficit de cobre en nuestra dieta puede provocar un aumento de los niveles de colesterol "malo" (LDL) en sangre, mientras que una dieta variada, con alimentos ricos en cobre, nos ayudará a regular los valores de colesterol. Un nivel alto de colesterol está asociado a las enfermedades coronarias.

Por otro lado, las dietas bajas en cobre también tienen efectos negativos sobre el sistema cardiovascular. El cobre mejora la elasticidad de los vasos sanguíneos, lo que ayuda a mantener un nivel adecuado de presión sanguínea. Si la estructura elástica se debilita, la aorta y las demás arterias no pueden funcionar correctamente. Una dieta rica en cobre contribuye a prevenir la arterioesclerosis y la hipertensión.

Asimismo, el cobre contribuye a mejorar el tono y la elasticidad del músculo cardiaco. Este mineral es necesario para la producción de colágeno y elastina, dos moléculas proteicas indispensables para su correcto funcionamiento: el colágeno, que actúa como agente cohesionador de las células que forman las paredes del corazón, y la elastina, que es la que aporta elasticidad a las fibras musculares del corazón.

Una dieta equilibrada con cobre

Los médicos y nutricionistas comparten que el cobre es fundamental para gozar de buena salud. Muchos de los alimentos que forman parte de una dieta sana y equilibrada -como frutas, verduras, legumbres, cereales, mariscos, carnes, pescados y frutos secos- contienen cobre. Incluso también lo podemos encontrar en alguno de esos "caprichos" que, en pequeñas dosis, nos permitimos de vez en cuando, como el chocolate negro.

Según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), la ingesta diaria de cobre recomendada varía en función de la edad: desde el miligramo aconsejado para los niños, pasando por los 1,3 miligramos de una mujer adulta, a los 1,5 miligramos de los hombres adultos y las mujeres embarazadas.