Aire acondicionado

¿El cobre también puede soportar el frío?

La resistencia a la temperatura del cobre no se limita a las altas temperaturas. El cobre reacciona igual de bien ante el frío. A medida que la temperatura desciende, aumenta la resistencia y ductilidad del cobre, en claro contraste con otros materiales que pueden, por ejemplo, volverse frágiles y quebradizos cuando se exponen al frío. Esto explica por qué el cobre es, desde hace décadas, el material estándar para los sistemas de aire acondicionado y refrigeración.

klima_1_eis

¿El cobre nos ayuda a proteger la calidad del aire?

Los sistemas de aire acondicionado, debido al ambiente húmedo y oscuro en su interior, pueden proporcionar un entorno ideal para el crecimiento y propagación de hongos y bacterias, empeorando la calidad del aire y causando muchas de las infecciones que aquejan a cientos de personas, especialmente en verano. El uso de componentes de cobre inhibe el crecimiento de bacterias, moho y hongos, lo que permite una mayor eficiencia energética y una reducción de los malos olores, infecciones y otros síntomas que se asocian a menudo con las unidades de aire acondicionado.