Noticias

¿Alguna vez te has quedado a oscuras en tu casa?

Seamos honestos: el alumbrado de emergencia probablemente no va a ser tu primera prioridad en el diseño de la instalación eléctrica de tu casa. Aun así, el alumbrado de emergencia que normalmente encontramos en los edificios públicos, también presenta ventajas para tu hogar. Si se va la luz, no te encontrarás perdido en la oscuridad.

Alumbrado de emergencia en edificios

Pasillos, escaleras, puertas de acceso, oficinas, etc., están equipados con sistemas de alumbrado de emergencia, diseñados para proporcionar un mínimo de luz en el interior del edificio, en caso de un corte de energía. De esta forma se evitan los accidentes al bajar unas escaleras o caminar entre objetos a oscuras. La iluminación de emergencia también se utiliza en grandes edificios para que los usuarios, tanto habituales como ocasionales, sepan dónde se encuentran las salidas. En la mayoría de los países, es obligatoria la instalación de alumbrado de emergencia en los grandes edificios de oficinas o en las áreas comunes de los edificios de viviendas. Esto hace que el edificio sea más seguro para los usuarios y los visitantes.

Alumbrado de emergencia en el hogar

Por lo que sabemos, no es obligatoria la instalación de alumbrado de emergencia en una casa o en un apartamento. No es realmente necesario identificar las salidas en una casa porque los ocupantes ya saben dónde encontrarlas, siempre que haya una mínima cantidad de luz disponible cuando se produce el corte de energía. Sin embargo, tener esta mínima cantidad de luz es especialmente importante si tienes que subir o bajar escaleras, si estás cocinando, duchándote o haciendo cualquier otra cosa que podrían representar un peligro si las luces se apagan. En el caso de los ancianos que ya no se sostienen también como antes, la iluminación de emergencia puede suponer la diferencia entre experimentar un apagón sin mayores problemas y chocarse contra algo o caerse y fracturarse una pierna, muñeca o cadera.

¿Dónde se debería instalar el alumbrado de emergencia?

El alumbrado de emergencia debería instalarse en pasillos y escaleras, pero también en el baño, la cocina, la bodega, el ático y el garaje, así como en las inmediaciones del cuadro de distribución eléctrica. Durante un corte de energía, normalmente, el primer lugar al que te diriges es al cuadro de distribución. Un poco de luz hará más fácil arreglar un problema con el cuadro eléctrico, salvo que toda la calle se haya quedado sin electricidad.

Tipos de alumbrado de emergencia

La forma más simple de alumbrado de emergencia es una luz que se enciende cuando se produce un corte de energía. Esto se conoce como el modo no mantenido. Las luces del alumbrado de emergencia también pueden operar en modo mantenido: están siempre encendidas, incluso cuando no hay corte de energía. En muchos casos, es posible elegir entre operar en modo no mantenido o mantenido.

El modo mantenido resulta especialmente útil en el hogar, no para dejar una luz encendida todo el tiempo, pero para poder encenderla cuando sea necesario. Los sistemas de alumbrado de emergencia modernos están generalmente equipados con LEDs de bajo consumo. Al operar en modo mantenido, también podemos utilizar el alumbrado de emergencia como iluminación de orientación por la tarde o por la noche. Esto se puede hacer por medio de un simple interruptor, un temporizador o incluso a través de un sistema domótico.

En los grandes edificios, el alumbrado de emergencia a menudo está formado por cajas bastante grandes y antiestéticas colocadas en el techo o la pared. Estas cajas chocarían con el aspecto y la estética de una casa. Sin embargo, existen luces de emergencia para el hogar, empotradas, de menor tamaño y de formas redondeadas o rectangulares, que no llaman la atención.

Foto: Ejemplo de una luz de emergencia pequeña y discreta, con tan solo 85mm de diámetro. ©Thorn